CARLOS GRENDALL Y EL GRUPO TAMBO

“Siempre digo que con la música se nace”

María E. Pérez

 11 julio, 2019

Carlos Grendall expresó, que “cuando tenía quince años empecé a prepararme, a ver la música como lo que quería seguir haciendo”.

Carlos Grendall manifestó que Grupo Tambó ha sido una de las cosas más importantes en su vida

El Pintalabios” fue el tema musical que internacionalizó a Carlos Grendall y el Grupo Tambó, que lo llevó a presentarse en dos de los escenarios más codiciados del mundo como son el Madison Square Garden y Felt Forum de New York.

Carlos Ramón Jáquez, su nombre real, recuerda su primer viaje a Puerto Rico y Estados Unidos con el grupo Los Genuinos, en el que también estaban Vicente Pacheco, Víctor Waill, Quilvio Fernández y Soni Ovalle. Tenía 17 años”.

Aunque en la actualidad se encuentra soltero, Grendall es padre de tres hijos, Denver, Deiby y Cristian Jáquez, dos de ellos exponentes de la música urbana.

El músico dominicano, quien ha retomado la música con el Grupo Tambó se prepara para tener un encuentro con el continente europeo, cuyas presentaciones se realizarán en España, Alemania, Suiza, Italia e Inglaterra.

1. Infancia

Nací en Villa Duarte, pero cuando tenía un año, mi querida madre, Teódula Jáquez se fue a vivir a La Romana, allí realicé mis estudios primarios y secundarios. Mi madre me contaba que le decía que iba a ser su guardaespaldas, porque cuando íbamos a visitar a su madre, siempre caminábamos mi hermana Estela delante, ella en el medio y yo detrás de ella. Mi padre, Blas Reina, trabajaba en el Central Romana, aunque no soy hijo de matrimonio, estuvo presente en mi niñez, llegaba a la casa con alimentos, me protegía, pagaba el colegio, nunca me negó su cariño. Cuando lo visitaba, le decía a su esposa que era su hijo, que tenía el mismo derecho que sus otros hijos Ángel, José, Nilka, Zoila y Raul, fallecido hace un tiempo. Nos llevamos bien, aunque paso tiempo sin verlos, porque la música me toma mucho tiempo”.

2. Inicio en la música

En La Romana me inicié en la música, recuerdo que preparé dos latas de mantequilla, la pinté, reuní a cinco muchachos del barrio y formamos un combo, donde era el líder. Siempre digo que con la música se nace, esos inicios fueron bonitos, ahí comencé a adquirir los conceptos que más adelante pondría en práctica. Salía a tocar con el grupo a los sitios de diversión, tenía 10 años, aunque tocábamos con latas, a la gente le gustaba, decían que teníamos sabor. Como líder del grupo, les indicaba dónde tenía que cortar uno para entrar el otro, tocábamos temas de moda de la Sonora Matancera, de Sandro, Leo Marini, Pedro Infante… A los 15 años empecé a ver la música como lo que quería seguir haciendo”.

3. Súper Combo Perla

Estuve con él Súper Combo Perla, eran los años 70, fue una experiencia muy bonita, tocábamos en La Vega, Barahona… Luego formé parte de Los Chicos 26, me consideraban como uno de los músicos mejor hacedor de voz como percusionista, cuando me contrataron vivía en la capital, pero me mantenía viajando a La Romana, porque mamá vivía allá. Una día le pregunté al grupo si querían venir a la capital, me dijeron que era imposible por el costo que implicaba, recuerdo que Johnny Ventura estaba tocando en el Centro Social Romanense, Fausto Rey estaba arrasando con el tema Lisa, me le aparecí allá, le pedí que me ayudara a trasladar al grupo a la capital, me dijo que cómo iba a llevarlo, le contesté que quería que me protegiera, entonces Johnny nos dijo que nos iba a pagar la casa y nos pondría a tocar en algunos de sus bailes. Luego, todos hicieron su vida, porque el grupo no tenía un líder que los dirigiera. Con ellos duré tres años.

4. Llegada a la capital

Por cosas de la música, en 1964 vine a vivir a la capital, a la casa de mi tía Bertha Jáquez, ella entendía que aquí tenía futuro para mi carrera, pero mi mamá no quería, decía que no se iba a quedar sola, mi tía siempre le decía que iba a ser músico, ella era la que me apoyaba, me dio protección. Viviendo en su casa me integré al grupo Los Genuinos, que se preparaba para viajar a Estados Unidos, pero mi mamá no quería sacarme el pasaporte, decía que a mi corta edad me podía perder por allá, tía Bertha le dijo que tenía que entender que pertenecía a ese grupo. Después de mucho ruego, mi tía la convenció, pero mamá le dijo que me sacara ella el pasaporte, que se la jugara ella conmigo. Mi madre creía que si me iba no me volvería a ver”.

5. Primer viaje

En ese primer viaje con Los Genuinos entramos a Puerto Rico, después a Nueva York, Estados Unidos, tenía 17 años, ahí también estaban Vicente Pacheco, Víctor Waill, Quilvio Fernández y Soni Ovalle, fue una experiencia inolvidable, viajé con personas que ya estaban en la música. Ellos estaban con Wilfrido, cuando se dividió la orquesta, Vicente y gran parte del grupo formaron a Los Genuinos. Con el grupo duré más de dos años, habían demasiadas personas con talento, los grupos donde hay muchas estrellas no perduran. De ellos aprendí muchas cosas, que luego fui poniendo en práctica en la música”.

6. Orquesta de Papa Molina

Cuando salí de Los Genuinos entré a tocar a la Orquesta de Papa Molina, con ellos aprendí a prepararme como músico, aprendí todo lo que me faltaba, ellos eran maestros de maestros. Estuve también en la Orquesta de Antonio Morel, con el grupo Los ZC, una banda que tocaba en La Fuente, esa banda acompañó a Barry White, a Donna Summer, entre otros artistas que venían al país. Luego me fui a Caracas, Venezuela, donde tuve la oportunidad de compartir con el director de orquesta venezolano All Ramos, luego estuve de paso con la orquesta de Porfi Jiménez, el arreglista de todos los éxitos de la Sophy, con él grabé el tema “La vecinita de mi compadre”. Después estuve con la orquesta Los Melódicos de Renato Capriles”.

7. Estadía en Venezuela

Rafael Labata, quien había llegado a Venezuela, me llamó para decirme que tenía una presentación en Curazao, la idea era entrar allá, para luego seguir a Isla Margarita, le pregunté cuál era la propuesta, me dijo que quería que fungiera como organizador, que chequeara cuáles músicos estaban capacitados para tocar, que iba a solicitar al sindicato de músicos en Caracas la entrada de la orquesta. Recuerdo que fuimos con la orquesta a Curazao, estábamos tocando en un hotel, pasaron tres semanas sin que Rafael apareciera, lo llamé para saber qué iba a pasar con la orquesta, me dijo que estaba tratando de conseguir el permiso, los músicos se desesperaron, se desintegró la banda, cada quien se fue por su lado. Me quedé en Curazao, allí conocí a un señor llamado Frank, no recuerdo su apellido, buscaba la manera de tocar en un grupo que se llamaba Doble R, ahí estaba Quilvio Fernández, habían músicos dominicanos que lo traían con muy buena paga. Ese grupo pegó el tema “Comején”, que después grabó Wilfrido. Después de un tiempo le dije a Frank que iba a volver a mi país, porque Venezuela se había convertido en un terreno muy limitado para mí, entonces regresé”.

8. Llegada a RD

Cuando volví al país, eran los años 70, los músicos que estuvieron en Curazao conmigo estaban aquí, recuerdo que Rafael me llamó para decirme que había conseguido el permiso, que podíamos actuar en el Sheraton en Isla Margarita, hasta que las autoridades le dieran entrada a territorio venezolano. Rafael me hizo una propuesta con un contrato en un hotel, entonces me fui de nuevo a Venezuela, le dije a mi mamá que me iba de nuevo, ella no estaba de acuerdo, pero me embarqué con los músicos. La primera semana todo marchaba bien, andaba con Víctor Waill, comenzaron de nuevo los problemas, Rafael no cumplió con lo acordado, entonces nos fuimos a tocar a un hotel en Barquisimeto, Rafael me utilizaba, porque sabía que tenía gran influencia en los músicos, ellos me escuchaban. Víctor me había dicho que había problemas, que nos íbamos a mover a Barinas, un pueblo cerca de Colombia, cuando llegamos, le dije al grupo que si Rafael no llegaba nos iríamos de nuevo a Caracas. Al ver que no llegaba, al siguiente nos montamos en una guagua, nos fuimos a Caracas, en el camino, cerca de Maracay, nos paró la policía, nos pidieron los documentos, nos preguntaron para dónde íbamos, les dije que éramos músicos dominicanos, gracias a Dios corrimos con suerte, el comandante nos dijo que los músicos dominicanos éramos bueno, recuerdo que nos llevaron a un lugar, donde nos dieron de comer, el comandante luego nos dijo que nos iban a dejar para que siguiéramos nuestro camino, que ya no íbamos a tener problemas. Siempre fui un sindicalista en los grupos”.

9. Grupo Tambó

En Holanda me lancé a la aventura de tocar con un quinteto de hotel, que iba a tocar en el Hotel Sheraton, pero entré en conflicto con el líder, le dije que regresaría a mi país, que tenía en mente formar un grupo que llamaría Grupo Tambo, entraban los años 80. Cuando llegué a Santo Domingo, me encontré con mi amigo Pedro Raimer, de La Romana, un músico talentoso, le propuse la idea de formar el grupo, le dije que seríamos la figura principal, él arreglista, bajista y director, y yo cantante líder, eso fue en 1984. Empezamos los ensayos, apareció Lois (Choby) Capellán, que era representante de La Cubaney en el país, le hablamos sobre el grupo, le gustó, nos dijo que hablaría con Mateo San Martín, a quien también le gustó la idea, nos dio luz verde para entrar a grabar al estudio. Ese grupo lo hicimos con trombones, el primer tema que grabamos fue “El muerto borracho”, el periodista Napoleón Veras, que trabajaba en el periódico El Sol, tenía el Hit Parede, en Radio Mil se hizo la primera colocación, sus dueños eran propietarios del Napolitano, que tenía una discoteca. Cuando el tema empezó a sonar, nos dieron los domingos en la discoteca, tocábamos por el cobro y algo más que ponía la empresa. Tocábamos también en Barroco, un negocio que estaba en la San Vicente de Paul. Después Rafy D´Oleo agarró la banda para venderla, porque le gusto el concepto”.

10. El Pintalabios

El Pintalabios fue el tema que internacionalizó el grupo, es una composición del doctor Canela, ese tema apreció dentro de 130 que me había presentado, cuando lo vi de inmediato me gustó, sobre todo el encabezamiento, eran los años 87-88. Marcos Carrera fue que hizo el arreglo musical, le dije que quería una fusión de soca, regué, tumba, una fusión con todos esos colores musicales, ese arreglo fue algo fuera de serie. El Pintalabios lo dejamos para último, primero pautamos los temas “La Morenita” y “No me haga eso”. Cuando le llevamos el Pintalabios a D´Oleo, dijo que había que lanzarlo a la calle de una vez, a partir de ahí llegó el éxito de Grupo Tambó, después pegamos “El profesor” “La gozadera”, “La Nena”, “Baselina”, entre otros. La primera participación del grupo fuera del país fue en el Madison Square Garden y en el Felt Forun de Nueva York, a casa llena, nos presentamos tres veces, eso lo manejó Ralf Mercado y José Tejada. En Estados Unidos rompimos récords, hicimos 69 bailes, eso fue histórico. Creo que la música es mi vida, si volviera a nacer, me gustaría volver a ser lo que soy, músico”.

División del grupo

El grupo generó mucho dinero, una de las cosas que trajeron los conflictos en Tambo fue por eso, esa fue la realidad que tuvimos mi socio y yo, que nos llevó a una división, pero el grupo producía mucho dinero. Me manejé mal por la poca experiencia, debo de decirlo, eso me sirvió de experiencia. Hoy en día es diferente, porque estoy más maduro, la calle, lo que brindan los amigos es mentira, no es real; la fama pasa, uno cree que se la está comiendo.

Recuerdo que mi mamá me decía que cuando se me fuera la fama me iba a dar cuenta quienes eran los amigos, porque como tenía dinero, todo el mundo me quería tener en su casa. Me recordaba, que cuando no tenía dinero nadie me buscaba, me decía que como era el artista y estaba pegado, todos estaban detras de mí, que si no me sabía administrar, cuando pasara la fama, me iba a arrepentir de no llevarme de sus consejos, que me iba a recordar de ella. Mi madre tenía razpon, todos los días recuerdo cuando me decía eso.

Lección

Todos los días recuerdo a mi madre, que me decía que cuando se me fuera la fama, me iba a dar cuenta quienes eran los amigos, y así mismo fue. Me manejé mal por la poca experiencia, pero me sirvió de lección.

Recorrido

Con el Grupo Tambó tenemos un encuentro con el continente europeo, visitaremos España, Alemania, Suiza, Italia e Inglaterra, es un plan que siempre tuve y creo que se me va a hacer realidad.

Aprendizaje

Recuerdo que preparé dos latas de mantequilla, la pinté, reuní a cinco muchachos del barrio y formamos un combo, donde yo era el líder.”

Experiencia

Cuando salí de los Genuinos entré a tocar a la orquesta de Papa Molina, ahí aprendí prácticamente todo lo que me faltaba de la música”.

Separación

El Grupo Tambó generó mucho dinero, una de las cosas que trajo los conflictos entre mi socio y yo. El dinero fue que nos llevó a una división”.

Satisfacción

La primera aparición de Tambó en el Madison Square Garden y en el Felt Forun de Nueva York fue a casa llena, nos presentamos tres veces”.

https://www.instagram.com/sherisentertainment/ espero tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *