BLANCA FERNANDEZ MURIO EN EL PICO MAS ALTO Y EL QUE MAS AMABA


Hallado el cadáver de Blanca Fernández Ochoa en la sierra de Guadarrama después de 11 días desaparecida

El cuerpo sin vida de la esquiadora se encontró cerca de su pueblo, Cercedilla, tras el testimonio crucial de un vecino

Un vecino de Cercedilla saludó a la esquiadora Blanca Fernández Ochoa el pasado sábado 24 de agosto por la mañana, el último día que se vio con vida a la deportista de 56 años. Estaba en la plaza del Ayuntamiento de Cercedilla (6.948 habitantes), delante de la estatua de su hermano Francisco Fernández Ochoa, Paquito. Se santiguó ante él y le dio un beso. Le dijo a su vecino que se dirigía hacia La Peñota, una de las rutas de senderistas que parten del merendero de Las Dehesas. Allí dejó su coche, un Mercedes negro Clase A en la reserva, y dentro un bolsito con su documentación y 15 euros, además de unas chanclas en el asiento del copiloto. Aparentemente, solo se llevó una mochila, que fue encontrada este miércoles en la zona llamada del Pino Solitario, camino de La Peñota. Estaba cerca, aunque un poco más arriba, del lugar en el que fue hallado su cuerpo, por lo que una de las hipótesis que barajan los investigadores es que sufriera una caída. Pero será la autopsia la que determinará la verdadera causa de la muerte de la medallista olímpica.

https://wwwlatina809.blogspot.com/

https://elpais.com/deportes/2019/09/04/actualidad/1567596684_309463.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *